miércoles, octubre 19, 2005

XXX CERTIFICADO DE DEPÓSITO Y BONO DE PRENDA

El certificado depósito sólo puede existir con el concurso de una sociedad controlada por el gobierno federal, ya que es necesaria la intervención de un almacén general de depósito[1].

El certificado de depósito acredita la propiedad de las mercancías o los bienes depositados en el almacén general de depósito que lo emite; por su parte el título accesorio del certificado, denominado bono de prenda, acredita la existencia de un crédito prendario constituido sobre las mercancías o los bienes indicados en el certificado depósito al que esté adherido (art. 229, LGTOC).

El legítimo tenedor del certificado depósito y sus bonos de prenda ejerce dominio sobre la mercancía o bienes depositados, los cuales pueda recoger en cualquier tiempo contra la entrega del certificado y los bonos correspondientes (incorporación), siempre que le pague el almacén y al fisco la renta y demás costos del almacenaje, así como los impuestos correspondientes (art. 239, LGTOC), respectivamente. En este título, se aplica de forma directa, la regla según la cual la reivindicación de las mercancías representadas en un certificado sólo podrá hacerse mediante la reivindicación del propio título; por ello, el embargo o secuestro la mercancía no surtie efectos si no comprende al título mismo.





30.1 ELEMENTOS PARTICIPANTES

El certificado de depósito y su accesorio, el bono de prenda, se crean: con el objeto de que el depositante pueda vender o colocar una mercancía que obra en un almacén sin necesidad de retirarla, y con el fin accesorio de poderla dar como prenda, también sin tener que desplazarla. A diferencia el certificado, que crea una relación almacén-depositante, el bono crea una relación depositante-acreedor. De ésta distinción se coligen las diferencias fundamentales del título principal y del accesorio.

El certificado de depósito permite constatar que su titular es legítimo propietario de la mercancía que representa, y que ésta se encuentra depositada en el almacén que lo admitió. Por su parte, el bono permite comprobar que su titular es el legítimo propietario del certificado y de la parte de mercancía que esté representada en el cupón, cuyo único cometido es el de poder grabar ésa parte de la mercancía depositada, mediante la entrega del mismo.

La entrega del certificado de depósito por endoso u otro medio judicial implica la entrega --transmisión-- de la mercancía depositada; y la entrega de uno o más bonos significa que la mercancía que representan quedó como la garantía de una prestación. Es decir, el titular del certificado sólo está obligado con el almacén y el fisco, y sólo en la medida del costo del almacenaje y los impuestos; y cuando el titular entrega un bono de prenda queda obligado con el tomador a pagar la prestación que garantizó la mercancía representada en el bono. Sino paga dicha prestación, el bono se ejecuta, en seguimiento de las reglas que veremos después.

Los elementos personales que participarán en estos títulos son los siguientes:

· En el certificado depósito:

§ El almacén general de depósito. Que es la emisora (deudora cambiaria) del título y la que debe restituir la mercancía contra la presentación del certificado, sus bonos de prenda y el pago del costo del almacenaje.

§ El tenedor del certificado. Que es el depositante (acreedor cambiario) de la mercancía.

§ El fisco. Quien es la entidad que debe recabar los impuestos que correspondan al tipo de mercancía o de operación (acreedor tributario).


· En el bono de prenda:

§ El tenedor del certificado y los bonos. Es el emisor (deudor prendario) de una prestación que se garantizó con la mercancía representada en el bono.

§ El tomador del bono. Que es el acreedor prendario, no del certificado ni del bono, sino sólo de la prestación que le solicitó el tenedor del certificado y cuyo cumplimiento éste garantizó con la mercancía representada en el bono.

Es importante tener presente que la propia Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito establece que las constancias o recibos que otras personas o instituciones distintas de un almacén general de depósito expidan para acreditar el depósito de bienes o mercancías no producirán efectos de títulos de crédito, en virtud de que es requisito esencial para su existencia, como tales, el que sean expedidos precisamente por uno de esos almacenes auxiliares del crédito.


30.2 CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS Y REQUISITOS LITERALES

Ya que la función cambiaria y crediticia de cada título es diferente, cada uno amerita un análisis por separado, tanto por lo que se refiere a sus características técnicas y documentales como por cuanto a sus requisitos literales.

Respecto al certificado depósito las características técnicas y documentales son las siguientes:

· Los almacenes no podrán expedir certificados cuyo valor, en razón de las mercancías que amparen, sea superior a 50 veces su capital pagado y sus reservas de capital, con excepción de los que se emitan como no negociables.

· Deben ser expedidos nominativamente ya sea a favor del depositante o ya de un tercero, y podrán serlo con la mención de no ser negociables, caso en el que no se podrán expedir bonos de prenda en relación con él (art. 230, LGTOC).

· Las acciones judiciales para el retiro de la mercancía derivadas del certificado, prescriben en tres años, contados desde el vencimiento del plazo del depósito señalado en el certificado (art. 250, LGTOC).

· Los bienes amparados por el certificado no podrán ser reivindicados, embargados ni sujetos a otro vínculo; y sólo podrán ser retenidos por orden judicial dictada en casos de quiebras, sucesión, robo, el extravío, destrucción total, mutilación o deterioro grave del certificado (arts. 20 y 287, LGTOC).

· El tenedor del certificado negociable podrá disponer totalmente o en partes, de las mercancías o bienes depositados si éstos permiten cómoda división; para ello expedirá órdenes de entrega a cargo del almacén y pagará la parcialidad correspondiente a las deudas que tenga con el fisco y el almacén (art. 241, LGTOC).

· El que sea tenedor del certificado de depósito pero no de los bonos, por haberlos dados en prenda, tiene el dominio sobre las mercancías depositadas, sin embargo, no podrá retirarlas si no paga, al acreedor prendario, tanto las obligaciones que tenga contraídas con el fisco y los almacenes, como la cantidad amparada por el o los bonos respectivos.

Por su parte las características técnicas y documentales del bono de prenda son las siguientes:

· Los bonos deben ser expedidos nominativamente, ya sea a favor del depositante o ya sea de un tercero.

· El bono sólo podrá ser negociado por primera vez, separadamente del certificado, con la intervención del almacén que lo haya expedido o, en su defecto, con la de un banco.

· Negociar un bono significa solicitar un préstamo, en garantía del cual se entrega el bono de prenda, a fin de que el prestador trabe garantía prendaría sobre las mercancías que ampara.

· Cuando se trate de mercancías o bienes designados de forma individual, únicamente se expedirá un bono (por ejemplo, un tractocamión, una turbina, etc.); cuando sean mercancías o bienes designados genéricamente (por ejemplo, 150 toneladas de cebolla, etc.), se emitirán bonos en un número fijado a voluntad del depositante; pero si se expide un solo bono, éste debe ir adherido al certificado de depósito. En todo caso, los almacenes expedirán los bonos desprendiéndolos de libros/talonarios en los que insertaran los mismos datos que hayan escrito en el certificado matriz.

· A no ser que se expida uno solo, los bonos se expedirán amparando una cantidad global dividida a prorrata en tantas partes como bono se soliciten (por ejemplo, 150 bonos sobre el depósito de 150 toneladas); y, en todo caso, se hará constar, en cada uno, que el crédito de su tenedor (el acreedor prendario) tendrá el orden de prelación y numeración indicado en la serie del bono.

· Cuando el bono no indique el monto del crédito que representa, se entenderá que afecta, en favor del tenedor del bono de buena fe, la totalidad del valor de los bienes depositados; salvo el derecho del dueño del certificado para repetir contra el tenedor del bono (el acreedor prendario) el exceso que reciba en la venta por remate de la mercancía.

Finalmente, como culquier título de crédito, el certificado de depósito y el bono de prenda deben reunir en su texto una literalidad obligatoria, pues de lo contrario no surte en calidad de tales (arts. 14 y 231, LGTOC); dicha literalidad es la siguiente:

· La mención de ser un certificado de depósito o un bono de prenda, respectivamente.

· El lugar y la fecha del depósito.

· La fecha de expedición tanto del certificado como del bono.

· El plazo señalado para el depósito.

· El nombre del depositante.

· El número progresivo, que deberá ser el mismo para el certificado y para los bonos, así como el número progresivo de éstos cuando se expidan varias.

· La mención de haberse constituido el depósito con la designación, individual o genérica de la mercancía.

· La especificación de las mercancías con mención de su naturaleza, calidad, cantidad y demás características útiles para su identificación.

· La mención de que la mercancía esté o no asegurada, así como el importe de la prima de seguros.

· La mención de estar o no sujeta al pago de derechos, impuestos u otras responsabilidades fiscales. Cuando para la constitución del depósito sea requisito previo formular la liquidación de derechos, la expresión de dicha liquidación.

· La mención de las tarifas o adeudos a favor del almacén y, en su caso, la expresión de no existir adeudos.

· La denominación, en tanto que almacén general de depósito, y la firma del almacén depositario.

Además que el anterior literalidad obligatoria, el bono de prenda debe contener los siguientes datos, en el entendido de que los espacios textuales correspondientes se emitan en blanco y sólo se llenarán cuando el bono se utilice, es decir cuando se trabe garantía prendaría sobre las mercancías que represente (arts. 232 y 236, LGTOC):

· El nombre del tomador del bono o la mención de haberse emitido al portador.

· El importe del crédito que represente el bono.

· El tipo interés pactado.

· La fecha de vencimiento que no podrá ser posterior a la fecha en que concluya el plazo del depósito.

· La firma del tenedor del certificado que negocie el bono por la primera vez.

· La mención de haberse hecho la anotación correspondiente en el certificado de depósito suscrita por el almacén por la institución bancaria que haya intervenido en su primera negociación.











30.3 CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Qué es un Certificado de Depósito?

2. ¿Qué es un Bono de Prenda?

3. ¿Cuáles son los elementos participantes en un Certificado de Depósito?

4. ¿Cuáles son los elementos participantes en un Bono de Prenda?

5. ¿Cuáles son las características técnicas y documentales del Certificado Depósito?

6. ¿Cuáles son las características técnicas y documentales del Bono de Prenda?

7. ¿Cuáles son los requisitos literales que debe reunir el Certificado Depósito?

8. ¿Cuáles son los requisitos literales que debe reunir el Bono de Prenda

























[1] [1] DÁVALOS MEJÍA, Carlos Felipe “Títulos y Operaciones de Crédito”, México, 1992, p. 316.