martes, octubre 11, 2005

XXVII CHEQUE

27.1 MONTAJE DE SU FUNCIONAMIENTO

Junto con la letra de cambio el cheque es el más importante de los títulos de crédito triangulares, así llamados porque su perfección requiere la participación de tres elementos personales. Es tan cercana esta similitud entre el cheque y la letra que, incluso, algunas legislaciones, fundamentalmente, la inglesa y la estadounidense, otorgan al cheque la categoría de una “letra de cambio girada contra un banco”. Esta clara similitud, respecto a la triangulación de los elementos personales, resulta ser la única, porque las otras características de identificación del cheque y la letra de cambio son por completo diferentes[1].
El cheque es el título que permite al librador –emisor—disponer del dinero de su propiedad (art. 175, LGTOC), depositado en la cuenta de un banco, el cual, para entregar el dinero, exige al beneficiario que se identifique como acreedor de esa cuenta, precisamente, con la exhibición del cheque. En el cheque no hay para el banco, como para el girado en la letra, alternativas ni opciones (aceptación) en el sentido de que la existencia de la obligación queda a su estricta discreción. En efecto, en el cheque, el banco librado tiene la obligación simple de pagar, toda vez que el dinero que tiene en depósito no es de su propiedad sino que, pertenece al librador, quien decidió utilizarlo para pagar al beneficiario que se presente en el banco a cobrar el cheque.

De acuerdo con este cuadro, podemos colegir las siguientes reglas particulares del cheque:

· El banco librado no está obligado con el beneficiario sino con su cliente (el librador/cuentahabiente), y no en los términos del cheque sino en los de un contrato de cuenta corriente de cheques firmado entre los dos; luego, para el desarrollo del cheque es indispensable que previamente se haya celebrado un contrato entre el banco y su cliente.

· Para pagar al beneficiario, el banco no utiliza su dinero sino el del librador, que éste previamente depositó en cuenta; luego, para el pago es indispensable que con antelación se hayan depositado los fondos necesarios para cubrirlo.

· El banco no paga, ya sea porque en la cuenta no haya fondos suficientes, o por alguna razón que el banco esgrima en su favor.

· La obligación del pago cambiario no se localiza en el banco, sino en el librador, pero su cumplimiento no se da como en la letra de cambio o en el pagaré en el acto físico de entregar dinero, sino en el acto de previo depósito en cuenta de los fondos suficientes para que el banco pueda cubrir el o los cheques que se le presenten.

· Lo más que puede exigir el beneficiario al banco es que cumpla con el contrato que suscribió con el librador, pero no puede obligarlo a nada desde el punto de vista cambiario, y, en general, carece de acción en contra del banco por virtud del título mismo; sólo podrá repercutir contra aquel de quien tomo el título.

· En el cheque existen tres relaciones diferentes pero complementarias:
Ø Una relación eminentemente cambiaria entre el librador y el beneficiario.

Ø Una relación puramente contractual entre el banco librado y su cliente (el librador).

Ø Una relación puramente circunstancial entre el beneficiario y el banco librado que no se deduce del interés que puedan tener el uno en el otro, sino de que es la única forma de cumplir un contrato (por parte del banco) y de poder cobrar la cantidad debida (por parte del beneficiario); circunstancia que es coincidente, para los dos, en tiempo y espacio.

La única relación cambiaria es la que existe entre el beneficiario y el librador (cuentahabiente).


27.2 REQUISITOS PARA EL LIBRAMIENTO

Para librar un cheque se deben cumplir tres requisitos:

· Sólo se puede librar contra una institución de crédito autorizada para ello (arts. 46 y 175, LGTOC).

· Sólo lo puede librar la persona que tenga celebrado un contrato de depósito de dinero a la vista en cuenta corriente de cheques, con el banco librado (arts. 58 y 175, LGTOC).

· Sólo se puede librar cuando el librador tenga fondos suficientes en su cuenta (art. 175, LGTOC).


27.3 REQUISTOS LITERALES

Como todo título de crédito, el cheque debe cumplir con una cierta formalidad en su texto; de lo contrario, no surte efectos como tal. Igualmente que todos los títulos, el cheque tiene requisitos indispensables porque en su ausencia pierde eficacia, y otros que no son indispensables porque, en caso de omisión, la ley los presume. Sus requisitos son los siguientes (art. 176, LGTOC):

· La mención de ser cheque, inserta en el texto del documento. En razón de que la ley no establece presunciones en caso de omisión, la ausencia de esta mención acarrea la ineficiencia del cheque como tal. La posibilidad de que esta mención no aparezca en un cheque es mínima, pues generalmente son los propios bancos los que proporcionan a los cuentahabientes los talonarios de cheques.

· El lugar y la fecha en que se expide. La omisión del primer requisito es suplida por el artículo 177 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito: se entenderá como lugar de expedición el que esté indicado junto al nombre del librador o el indicado junto al nombre del banco librado; pero si no apareciera ninguno de éstos se entenderá que fue expedido en el domicilio del librador.

Respecto a la fecha de expedición hay tres posibilidades, a saber: que aparezca la fecha de emisión real, que aparezca una fecha posterior, es decir, que se antedate, y que no aparezca fecha.

· La orden incondicional de pagar una suma determinada de dinero. Este requisito no está suplido por la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, por lo que su omisión acarrea la ineficiencia del cheque. No obstante, cabe aquí también precisar que la orden incondicional no deriva de que así se especifique, sino que carezca de condiciones. En torno a este requisito caben tres importantes acotaciones:

Ø Por una parte, la claridad de esta disposición permite que el cheque pueda ser emitido al portador, pues no establece la obligación de designar la persona a la que habrá de hacerse el pago, razón por la cual el cheque puede ser expedido, incluso, a nombre del mismo banco librado.

Ø Sólo por lo que se refiere a las responsabilidades del banco, en el cheque, no se aplican las reglas de la letra de cambio y el pagaré, respecto de su emisión en moneda extranjera. En efecto, a diferencia de aquellos dos, en el cheque, debe hacerse un depósito previo que en él mismo (el acto de depósito) está sujeto a las reglas del depósito de dinero que organiza.

Ø No obstante que el cheque es un instrumento cambiario típicamente de pago y no de crédito, y a pesar de la orden incondicional establecida, no debe entenderse que el cheque tiene por estos motivos, en el sistema mexicano, poder liberatorio, pues tal corresponde sólo a la moneda del Banco de México.

· El nombre del librado. Este requisito se refiere a la especificación del banco en que el librador ha depositado su dinero y que, por lo mismo, es el que tiene la obligación no de hacer, sino de realizar el pago; por tanto, es a éste al que el beneficiario debe acudir a cobrar. La posibilidad de que un cheque no contenga el nombre del librado es impensable, ya que son los propios bancos, los que imprimen y proporcionan los talonarios.

· El lugar de pago. Este requisito no es indispensable para la eficacia del cheque porque su omisión está suplida por la ley. En efecto, a falta de indicación del lugar de pago se entenderá como tal el indicado junto al nombre del banco librado; en su defecto, se entenderá pagadero en el domicilio de su principal establecimiento (art. 177, LGTOC). Ahora, como para brindar un mejor servicio, los bancos tienen múltiples sucursales, por lo que de no estipularse lugar de pago, éste debe hacerse ya sea en la matriz o en la oficina central de zona, toda vez que éstos son los establecimientos principales de cada región; pero la realidad es otra. En la práctica, el cheque indica la ciudad de la sucursal en la cual el cuentahabiente tiene su dinero a fin de que sea en ella o en cualquier otra de la misma ciudad, donde se dirija el cobro en ventanilla y se puedan computar dos de los cuatro plazos de presentación que regula la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito; es decir, esta regulación es solo para los cobros en ventanilla, ya que cuando el cheque no se cobra en efectivo sino que se deposita, el depósito se puede hacer en cualquier ciudad, gracias al servicios de compensación, si bien deberá causar la comisión correspondiente al transporte de dinero de un lugar a otro.

· La firma del librador. Como manifestación de la voluntad por excelencia en la contracción de las obligaciones cambiarias, la falta de este requisito no está suplida por la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito y de presentarse acarrea, indefectiblemente, la ineficiencia del cheque.


27.4 ELEMENTOS PERSONALES. Obligaciones y Derechos.

Por estar soportada en dos diferentes tipos legales de relación (la contractual y la cambiaria), su mecánica de pago genera en el cheque muchas peculiaridades, las cuales nos obligan a estudiar por separado, las obligaciones y derechos que le asisten a cada uno de sus tres participantes, según sea su origen, es decir, si provienen de una relación cambiaria o de una contractual y de acuerdo con los caracteres de cada tipo.

El Banco Librado. Responsabilidad exclusivamente contractual. En primer lugar, el banco librado está obligado a obedecer la orden de pago contenida en el cheque, siempre que el acto de cobro reúna los requisitos necesarios para ello, los cuales son:
· Desde luego, el beneficiario debe exhibir y entregar el cheque contra el pago (arts. 129 y 196, LGTOC).

· El librador debe tener cuenta en el banco en pleno funcionamiento, es decir, no debe haberla abandonado (art. 175, LGTOC).

· Precisamente, en esa cuenta, y no en otra aunque pertenezca al mismo librador y esté radicada en la misma sucursal, debe haber fondos suficientes para efectuar el pago (art. 184, LGTOC).

· El pago del cheque no se debe haber suspendido de manera voluntaria, judicial, legal o administrativa (arts. 45, 185, 188, 192 y 194, LGTOC).

· La firma que aparece en el cheque debe ser la registrada en el banco como la del titular de la cuenta, y su texto no debe presentar alteraciones evidentes (art. 194, LGTOC).

· En caso de que se vaya a cargar la cuenta de cheques, pero no mediante la emisión de un cheque, sino cuando un tercero va a hacer disposiciones sobre ella, el tercero debe aparecer autorizado por el titular en los registros especiales que para ello lleve el banco.

· El pago sólo se efectuará si el cheque se cobra dentro de los plazos legales de presentación (art. 181, LGTOC). Si transcurren dichos plazos y el beneficiario no se presenta e intenta cobrar después de cumplidos, el banco está obligado a pagar siempre que haya fondos suficientes en cuenta (art. 186, LGTOC).

· Igualmente, debe pagar a pesar de que con posterioridad a la emisión del cheque, sobrevenga la muerte o la incapacidad del librador; una vez más, siempre que haya fondos suficientes (art. 187, LGTOC).

En caso de que a pesar de que todos estos requisitos se cumplan, el banco se niegue a hacer el pago, quedará obligado con su cliente –no con el beneficiario—a resarcirle los daños y perjuicios que su negativa le cause, monto que nunca será menor a 20% del valor del cheque (art. 184, LGTOC).

Durante el pago que el banco realice en ventanilla, debe igualmente verificar la legitimidad del beneficiario en los términos de la teoría general del título de crédito, para lo cual tan solo en ese momento, y tan solo en el caso de esta forma de pago, asume las facultades y responsabilidades de verificación (identificación del beneficiario, de una serie de endosos no interrumpida, etc.) que, en materia cambiaria, sólo corresponden al principal obligado (art. 39, LGTOC) no obstante que, el banco no es ni obligado ni responsable, sino solo el pivote de pago de la mecánica triangular del cheque.

El Beneficiario. Plazos de presentación. Diferentes formas de cobro y depósito. En el cheque, al beneficiario le asiste el derecho cambiario por excelencia, a saber, el cobro; el cual debido a su estructura triangular, no se le exige al emisor, es decir, no se le cobra al deudor, sino al banco, el que no paga con dinero propio sino, precisamente, con el del deudor. Pero aquel no solo tiene este derecho fundamental sino también otros de menor importancia, así como otras tantas obligaciones en cuanto a forma y presentación. Dentro de éstas, la más importante consiste en que el cheque debe presentarse para su cobro dentro de ciertos términos fatales, pues de lo contrario, se aplican graves sanciones a la negligencia, por ejemplo:
· Si el librador prueba que durante el plazo en el cual, el cheque se debió haber presentado él tenía en su cuenta, fondos suficientes para cubrirlo, el beneficiario perderá la acción cambiaria directa (art. 191, LGTOC).

· De ser así, el beneficiario también pierde, la posibilidad de denunciar, con resultados, el nuevo tipo de libramiento de cheque en descubierto que regula el Código Penal, ya que la existencia de fondos durante el plazo obligatorio es una excluyente de su tipificación.

· El beneficiario pierde el derecho de ejecutar su deuda por la vía cambiaria y el cheque dejará de serlo para convertirse en un documento privado, idóneo sólo para probar la existencia de una deuda mercantil.

Los plazos de presentación enunciados, es decir, los términos en los cuales el tenedor debe cobrar el cheque para no incurrir en estas sanciones, son los que dispone el artículo 181 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito:

· 15 días naturales después de su fecha, si se cobra en la misma ciudad en que se emitió.

· Un mes si se cobra en una ciudad distinta a aquella en la cual se emitió, siempre que ambas estén localizadas en territorio nacional. En la práctica, los bancos no aplican la regla de un mes sino la de 30 días calendario.

· Tres meses si se cobra en México, pero se emitió en el extranjero.

· Igualmente, tres meses si se cobra en el extranjero, pero se emitió en México, siempre que las leyes del país del pago no establezcan un plazo diferente, caso en el cual deberá presentarse en ese plazo.

Es de utilidad recordar que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha interpretado que estos plazos se inician un día después de la fecha del cheque, y no a partir de ella. En la práctica, se constanta que algunos comerciantes temerosos de que el cheque no tenga fondos acuden inmediatamente al banco a presentar el cheque “el mismo día de su emisión” no obstante que el librador tiene obligación de tener fondos sólo a partir del día siguiente.

Además de los plazos legales de presentación, debe tenerse presente que existen cuatro formas de pagar un cheque en función del lugar y la forma del cobro:

· En ventanilla. Para poder realizar el cobro de esta forma, la cual a pesar de ser la más antigua, ya no es la más frecuente, el tenedor debe cobrar el cheque en la misma ciudad que indique su texto (art. 180, LGTOC), de lo contrario, la ventanilla no pagará, a no ser que se trate de un cliente de una cuenta o una sucursal especiales por su monto, antigüedad o conocimiento directo. Es decir, un cheque puede cobrarse en una ciudad diferente a la de su expedición, pero para hacerlo en ventanilla debe ser en la misma ciudad de su emisión.

· Por depósito en cuenta. Además de poderlo hacer en ventanilla, un cheque se puede cobrar de otra forma que, incluso, es la más usual en la mayoría de los medios empresariales: su depósito en la cuenta, sea de cheques o de otro tipo, que el beneficiario tenga abierta en cualquier banco. Para que el cobro se pueda realizar, es necesario que el depositante endose cada cheque al banco en el cual tenga su cuenta.

· Por depósito para abono en cuenta. Cuando una persona deposita en su cuenta un cheque y no lo endosa, pero lo deposita para abono mediante una ficha en la cual se identifican los números y las características tanto de la cuenta como del cheque, entonces el banco lo puede cobrar en compensación, sin necesidad del endoso ni de otros medios de legitimación.

· Por depósito de remesa. Esta particular denominación (remesa o cheque foráneo) se aplica al cheque emitido en una ciudad distinta a aquella en la cual se deposita.

El librador. Obligaciones y sanciones. El librador es el eje central de las obligaciones que se desarrollan en el cheque. Por una parte, está obligado cambiariamente con el beneficiario y, por otra, lo está, pero contractualmente, con el banco. En ambos casos el acreedor sólo podrá intentar las acciones inherentes a la relación jurídica que sostenga con el librador.
En estas condiciones, las obligaciones fundamentales del librador se pueden reducir a dos: el depósito y el pago, respecto de las cuales el acto de hacer más trascendente es, por supuesto, tener fondos suficientes en su cuenta (art. 184, LGTOC), porque con ellos cumple simultáneamente, por una parte, con el pago cambiario del título y, por otra, con el compromiso contractual de mantener fondos en cuenta. Si el librador no cumple su obligación de tener fondos, el banco no paga, pero no por eso incumple; simplemente, dio seguimiento al contrato celebrado con el librador.
El incumplimiento de la principalísima obligación del librador, de tener fondos suficientes en cuenta para cubrir los cheques que expida, ante la que otras obligaciones son insignificantes, puede acarrearle dos tipos de sanciones de máxima trascendencia, la una del orden ejecutivo cambiario y la otra, dependiendo de su ánimo de engaño, de orden penal, que por lo mismo puede incluso, privarlo de su libertad.


27.5 EL PAGO CON CHEQUE, Y EL PAGO DEL CHEQUE

En el cheque, debemos distinguir dos momentos diferentes cuya categoría jurídica es de la misma magnitud pero con distintas consecuencias, necesariamente, subsiguiente la una de la otra:

· el acto de entrega del cheque mediante el cual el librador, forzosamente, está pagando una prestación; y

· el acto de cobro que el beneficiario realiza en el banco librado, sólo hasta el cual recibe dinero en efectivo.

En el derecho mexicano, el cheque es el título que, por excelencia, requiere una provisión previa para poderse emitir, por ello, el librador y el tomador tiene la convicción de que el cheque librado efectivamente está cubierto. Cuando se entrega un cheque en pago de un beneficio patrimonial –que por lo demás es la única razón por la que se entrega -- no se documenta una deuda a futuro sino que con ello el beneficio se entiende pagado, toda vez que el vencimiento es a la vista. La letra de cambio y el pagaré son instrumentos de crédito, en tanto que el cheque es un instrumento de pago; con los primeros se contrae una deuda a determinado plazo y con el segundo se paga una deuda en el acto; de no ser así no sería necesaria la provisión previa ni el vencimiento sería a la vista; ambas son condiciones contrarias.

La condición salvo buen cobro. El texto del artículo 7º. de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, según el cual “los títulos de crédito dados en pago se presumen recibidos bajo la condición salvo buen cobro”, es sólo aplicable al cheque, toda vez que en el derecho mexicano, el único título que se puede dar en pago es el cheque, porque es el único con el que se puede pagar.


27.6 LA REVOCACIÓN DEL CHEQUE

La principal característica de la naturaleza de pago del cheque, desde el punto de vista de la generación de la obligación cambiaria, consiste en que una vez librado no se puede revocar. Quien mejor conoce hasta qué cantidad puede pagar/librar es el titular de la cuenta de cheques; y por la protección de la mecánica del cheque –conocida por todo cuentahabiente--, quien libra sabe que el dinero del cual está disponiendo se resta al saldo y ya no puede disponer de él; toda vez que, ya lo utilizó; pago que, por su parte, el tomador también entiende realizado.

No obstante, existen dos excepciones a la regla de la irrevocabilidad:

· Una vez transcurridos los plazos en los cuales el cheque se debió cobrar, sin que el beneficiario lo haya hecho, el librador lo puede revocar, es decir, durante los plazos de su exigibilidad de pago, el cheque no es revocable, y la liberación de la obligación de pago y la consecuente facultad de revocación, comienzan en el instante mismo en que finaliza la exigibilidad.

· El cheque certificado es revocable en todo momento, con la condición de que se le devuelva al banco librado para su cancelación (art. 199, LGTOC). Esta regla específica no difiere, en absoluto, de la revocación que se puede hacer de cualquier cheque ordinario; en efecto, un cheque ordinario se puede revocar en cualquier momento, siempre que sea devuelto al banco por el propio librador.






27.7 CÁMARA DE COMPENSACIÓN

Su función consiste en ser el centro de acopio y punto de convergencia al que acuden todos los bancos tanto a cobrar los cheques que le deben los otros bancos, como a pagar los que a su vez él acabó debiendo ese día. La Cámara de Compensación tiene por objeto saldar por compensación las obligaciones recíprocas de los bancos instalados en cada plaza, derivadas de los cheques y giros librados en su contra y en posesión de otro.
En el sistema de compensación bancaria es importante tener presentes dos mementos históricos diferentes desfasados por 24 horas, que a su vez dan nombre a dos compensaciones que, en conjunto, forman la compensación total:

· La compensación previa o provisional, que consiste en el intercambio entre instituciones de cheques y giros, y la obtención preliminar de los resultados generados por este intercambio. Esta compensación previa se realiza todas las tardes, y en ellas se compensan los cheques recibidos por cada sucursal en la mañana de ese día. Es decir, los bancos simplemente se intercambian documentos, pero no certifican si éstos tienen fondos o no, puesto que en ese momento todavía no es posible determinarlo.

· La compensación definitiva, que tiene lugar el día siguiente de la previa, también, por la tarde, es aquella en la cual las instituciones se devuelven los documentos objetados que entregados en la compensación previa, y solo hasta entonces se determinan las cantidades a compensar. El banco no tiene en la compensación previa la posibilidad de verificar y revisar los cheques y las cuentas afectadas, y sólo hasta que, en sus propias oficinas, las realicen, están en posibilidad de informar al banco en el cual fue depositado el cheque si lo puede pagar o no. Los bancos que objeten el pago deben entregar tanto el cheque como un volante en el cual se detalla el motivo del rechazo, el cual el banco en el que se depositó el cheque no se puede negar a recibir.


27.8 ALGUNOS TIPOS ESPECIALES DE CHEQUE

Cheque No Negociable. Por tal debe entenderse aquel cuya capacidad de endoso, es decir, su aptitud para circular, se limitó a partir de que se convirtió en no negociable.

Cheque Cruzado. Es aquel en el que, sin más trámite, el librador o el tenedor traza en su cara principal dos rayas paralelas en diagonal. La consecuencia que se busca con el cruzamiento de un cheque es que sólo un banco lo puede cobrar (art. 197, LGTOC), es decir, no se puede cobrar en ventanilla sino que se debe depositar en cuenta.

Cheque para Abono en Cuenta. Es aquel en el que se inserta la cláusula “para abono en cuenta” (art. 198, LGTOC). Es muy importante tener presente que en materia de depósito bancario cuando un titular deposita un cheque en su cuenta sin haberlo endosado, esta cláusula suple al endoso en propiedad (art. 39, LGTOC). Este cheque tiene como finalidad evitar que se pague en efectivo y sólo se pueda depositar en la cuenta que el beneficiario tenga, o que vaya a abrir para tal efecto, cuando reciba un cheque para abono en cuenta y no tenga chequera en el banco librado.
Este tipo de cheque sólo puede ser nominativo.

Cheque Certificado. El artículo 199 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito establece que la certificación debe hacerse antes de la emisión, es decir, antes de que se entregue al beneficiario; y consiste en que el banco carga en la cuenta del cliente, de forma inmediata a la certificación, el monto del cheque, a partir de tal momento, el deudor ya no es el librador sino el banco librado, ya que al cargar el monto del cheque, el dinero desaparece de la cuenta, y hasta el día en que el beneficiario se presenta a cobrarlo dicho dinero está representado como un activo en la contabilidad del banco; es por eso que la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito establece que la certificación produce los mismos efectos que la aceptación en la letra de cambio.

Las principales características del cheque certificado son las siguientes:

· Siempre debe ser nominativo.

· Es uno de los cheques que se desprenden del talonario de un cuentahabiente y no es un cheque expedido por el banco.

· La certificación no se puede hacer por una canidad inferior a la consignada, es decir, no puede ser parcial.

· Se utiliza la palabra certificado.

· La certificación no es revocable a menos que se devuelva al banco librado.

· La certificación hecha por el banco en el cheque debe ser simultánea al cargo que haga en la cuenta del librador.

· No es negociable.

Cheque de Caja o Banco. Es un cheque generado por el propio banco y librado contra una de sus sucursales a favor de una persona nominal, la que en cualquier momento lo podrá cobrar, ya sea en los mostradores del emisor, o ya sea mediante su depósito en la cuenta de cheques que se tenga abierta en cualquier banco.
Este tipo de cheque es por regla general firmado por dos funcionarios del banco emisor. Siempre debe expedirse a nombre cierto de una persona y no es endosable.

Giros Bancarios. Es un cheque de caja en el cual se da a una sucursal o corresponsal, la orden de pagar la cantidad consignada a una persona determinada, pero en una plaza diferente a la de la emisión.
En el “argot” bancario actual a esto se le llama orden de pago.

Cheques de Ventanilla. Es un cheque de emergencia puesto al servicio de los clientes de un banco, en cada una de las sucursales. Esta figura opera cuando el cliente necesita retirar efectivo y no trae consigo su chequera, por lo que utiliza alguno de estos cheques en un banco determinado. Sin embargo, los bancos con los avances tecnológicos al estar conectados en red, sustituyen esta fugura por la de la ficha de retiro, en la cual el cliente señala el número de la cuenta sobre la cual quiere retirar el dinero, a la vez que se indentifica.

Cheque de Viajero. Es un cheque que le permite a la persona que viaja llevar consigo importantes cantidades de dinero, sin el riesgo de llevarlo en efectivo. El cheque de viajero puede ser bancario o no bancario. En el primer caso se trata de una derivación del cheque de caja y sólo puede ser pagado por el banco que lo libra. En el segundo caso es una entidad distinta a un banco la que libra el cheque y puede ser cambiado en cualquier banco o establecimiento comercial en donde el librador tenga convenios establecidos para su aceptación.
El cheque de viajero bancario tiene un plazo de presentación para ser cobrado de hasta un año; no así el no bancario, cuya vigencia está inserta en el propio cheque.


27.9 LIBRAMIENTO DE CHEQUE SIN FONDOS

El derecho penal considera como delito en relación al cheque, lo siguiente:

· Librar un cheque con el fin de procurarse una cosa u obtener un lucro indebido, y que sea rechazado por no tener el librador cuenta en el banco librado.

· Librar un cheque con los mismos fines (procurarse una cosa u obtener un lucro indebido) y sea rechazado porque a pesar de tener cuenta, no tenga fondos.

· Cuando por una casualidad, en cualquiera de los dos casos anteriores, el banco pague el cheque, el delito se tipifica en grado de tentativa.

· Librar un cheque o endosarlo, con los mismos fines (procurarse una cosa u obtener un lucro indebido), contra un librado supuesto, o cuando el librador o endosante sabe que el librado no ha de pagarlo, siempre que el cheque sea rechazado.

· Disponer de una cuenta bancaria o de los fondos de la misma, si se encuentra a título de prenda o depósito judiciales, siempre que el banco pague el cheque por error o indebidamente.

· Mediante un cheque ya firmado por el librador, recibido por encargo, endoso, pago u otro título jurídico similar, hacerse ilícitamente de alguna cosa o de un lucro indebido, aprovechándose del error de otro o engañándolo.

· Apoderarse de un cheque ajeno ya firmado por el librador, sin derecho y sin consentimiento de la persona que pueda disponer de él con arreglo a la ley, y comerciar con el mismo, siempre que el cheque sea pagado por el banco.

















27.10 CUESTIONARIO DE AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Cuáles son los elementos personales que intervienen en un Cheque?

2. ¿Cuáles son las reglas particulares del Cheque?

3. ¿Qué relaciones surgen en un Cheque?

4. ¿Qué requisitos deben reunirse para librar un Cheque?

5. ¿Qué requisitos literales debe reunir un Cheque?

6. ¿Qué requisitos son necesarios que se reúnan para que un Banco pague un Cheque?

7. ¿En qué plazos debe presentarse un Cheque para poder ser cobrado?

8. ¿Cuáles son las formas de pagar un Cheque?

9. ¿En qué casos un Cheque puede ser revocado?

10. ¿Cuál es la función de la Cámara de Compensación?

11. ¿Qué es la compensación previa?

12. ¿Qué es la compensación definitiva?

13. ¿Cuáles son los tipos de Cheque más comunes?

14. ¿Qué características tiene un Cheque Certificado?

15. ¿Qué hechos relacionados con el Cheque puede constituir un delito?




































[1] DÁVALOS MEJÍA, Carlos Felipe “Títulos y Operaciones de Crédito”, México, 1992, p. 223.